El estetoscopio del siglo XXI lleva los latidos al Smartphone

El estetoscopio –un invento de casi 200 años de antigüedad- parece que tiene sus días contados. Muy pronto, el icónico dispositivo será reemplazado por una nueva versión, que funciona con smartphones y que monitoriza los latidos cardíacos en tiempo real, permitiendo así, que el estetoscopio evolucione en el siglo XXI.

Esto puede sonar familiar, gracias al sistema que introdujo Eko Core al actualizar el tradicional estetoscopio. En lugar de confiar en el oído del médico para controlar el sonido de los latidos del paciente, Eko Core escucha y transmite los latidos cardiacos e información complementaria al Smartphone del especialista. El médico, entonces, puede almacenar estos registros hasta la siguiente visita del paciente y de este modo, tener una idea más precisa de su condición, lo que mejorará el diagnóstico. A diferencia de Eko Core, este nuevo dispositivo llamado HeartBuds, replantea el estetoscopio como un todo.

“HeartBuds no sólo registra los sonidos internos del cuerpo tan bien o mejor que el estetoscopio tradicional, sino que es mucho más higiénico”  dijo en el comunicado de prensa, el Dr. David Bello, creador de HeartBuds y Jefe del Departamento de Cardiología de Orlando Health. “Y gracias a la incorporación de la tecnología Smartphone, podemos registrar, almacenar y compartir los sonidos. Esto cambiará el procedimiento en que abordamos las pruebas de los pacientes, en el futuro”.

HeartBuds es un pequeño dispositivo que se asemeja a la campana del estetoscopio. El médico no tiene que colocárselo en los oídos, sino conectarlo a su Smartphone. Al activar la aplicación y situar el dispositivo en el pecho del paciente, los sonidos se reproducen en el altavoz del teléfono mientras las imágenes correspondientes aparecen en la pantalla que muestra los latidos del corazón. Ello permite al médico controlar el volumen, escuchar y hablar con sus pacientes sobre sus latidos en tiempo real y además, grabarlos para reproducirlos cuando lo necesite.

Para probar su eficacia, los investigadores hicieron un estudio comparativo de HeartBuds con dos modelos de estetoscopios clase I y II, aprobados por la FDA y un modelo desechable que se utiliza habitualmente. Tras examinar a 50 pacientes, los investigadores comprobaron que HeartBuds se comportó tan bien como el más caro de los estetoscopios cuando se trataba de detectar ruidos cardíacos y soplos carotídeos –sonidos en el cuello que puedan indicar un bloqueo severo de la arteria carótida. Además, los investigadores encontraron que el modelo desechable más utilizado no detectó los soplos cardiacos un 43% de las veces y los sonidos carotídeos en un 75%.

“Esto es bastante desconcertante” dijo el Dr. Valerie Danesh, investigador principal del estudio y Director del Departamento de Financiación Clínica en Orlando Health. “Muchos centros comenzaron a utilizar los modelos desechables a raíz de los resultados de varios estudios que mostraban que podría existir entre un 30 y un 40% de riesgo potencial en la transmisión de bacterias dañinas a través de los estetoscopios. Los hallazgos obtenidos con HeartBuds podrían hacer que se reconsiderase esa práctica”.

HeartBuds, ha demostrado también su eficacia fuera del consultorio médico. Algunos deportistas lo han utilizado para monitorizar su estado físico y su rendimiento –registraron sus latidos para un análisis posterior- así como embarazadas que lo han utilizado para monitorizar los latidos de sus bebés. Todas ellas pudieron enviar los sonidos a sus amigos y familiares en cualquier parte del mundo.

Consultar fuente

Etiquetado con: ,
Publicado en: Noviembre 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>