Transforman células leucémicas linfoblásticas en macrófagos

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Standford han descubierto en pruebas realizadas en laboratorio, un método por el cual las células leucémicas forzadas a madurar mediante reprogramación celular, se transforman en macrófagos, células inmunes inofensivas. Los hallazgos han sido descritos en un artículo publicado en  “Proceedings of the National Academy of Sciences”.

“La leucemia linfoblástica aguda de células B con una mutación llamada cromosoma Filadelfia es un tipo de cáncer particularmente agresivo con un mal pronóstico. Encontrar potenciales tratamientos resulta muy motivador”, comenta el Dr. Ravi Majeti, Profesor Adjunto de Medicina e investigador principal del estudio.

El Dr. Majeti y sus colaboradores descubrieron el método después de tomar muestras de células leucémicas de un paciente y tratar de mantenerlas vivas en la placa de cultivo del laboratorio. “Probamos cualquier sistema que las hiciera sobrevivir”, explica el Dr. Ravi Majeti, del del Instituto de Cáncer de Stanford. El investigador y su colaborador, Dr. Scott McClellan, observaron que algunas de las células tumorales del cultivo comenzaron a cambiar de forma y tamaño y se fueron transformando en lo que parecían ser macrófagos. Aunque al principio no comprendían las causas de esta transformación, pronto recordaron que estudios previos habían mostrado que las células B progenitoras de ratón podrían verse forzadas a transformarse en macrófagos cuando son expuestas a ciertos factores de transcripción (proteínas que se unen a ciertas secuencias de ADN).

“Las células B de la leucemia son de alguna manera, como células progenitoras que se ven obligadas a permanecer en un estadío inmaduro” dijo Majeti. Por ello, los investigadores realizaron más experimentos y confirmaron que el mismo método que había alterado el destino de las células progenitoras de ratón en estudios anteriores, podría ser utilizado para transformar estas células cancerosas en macrófagos, células inmunes que pueden fagocitar células malignas y otros patógenos. Por ello, los investigadores tienen la esperanza de que las células transformadas en macrófagos puedan además, ayudar a combatir el cáncer. “Estos macrófagos procedentes de las células cancerosas llevan en su interior señales químicas que les facilitará identificar las células cancerosas, lo que hace más probable que se active un ataque inmune contra la enfermedad” añade el Dr. Majeti.

Los próximos pasos irán encaminados a identificar un medicamento que provoque la misma reacción y que sirva de base para posibles tratamientos de la leucemia. Existe ya un precedente, el ácido retinoico, que se utiliza habitualmente para tratar otro tipo de cáncer, la leucemia promielocítica aguda. En este caso, el ácido retinoico es utilizado para transformar las células cancerosas en células maduras llamadas granulocitos. Este tratamiento es la única terapia bien establecida que madura o “transforma” las células cancerosas, pero los investigadores tienen la esperanza de encontrar muchos más. “Hay un gran interés en las terapias de diferenciación para el cáncer” concluye el Dr. Majeti.

Consultar fuente

Etiquetado con: ,
Publicado en: Marzo 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>